3 razones para aprender el Método Gabla

Hay muchas razones para aprender el Método Gabla, hoy te voy a contar 3 de ellas, soy Noelia, la precursora de este Método que te ayuda a entender a tu bebé mucho antes de que pueda hablar. (basado en los famosos Babysign descubiertos en EEUU 1800).

3 razones

1- ¡Es realmente un libro de instrucciones para bebés! Siempre has querido saber qué le pasa a tu peque, siempre has querido saber por qué llora o dónde le duele sin tener que jugar a ACIERTO/ERROR ¿verdad? Tu bebé sabe qué le pasa, porqué llora y dónde le duele, sólo tienes que preguntárselo… pero claro, nos falta algo esencial para que nos responda, un código de comunicación: El método Gabla, con los gestos que le enseñas podrá responderte a todas esas preguntas.

2- ¡Es compatible con cualquier tipo de crianza! da igual si en tu casa sois más de Montessori, de Waldorf, de Inteligencias Múltiples o de cualquier otra cosa, tanto si das teta, como biberón, tanto si duermes con tu bebé como si no, tanto si porteas como si no, el Método Gabla es compatible con tu familia. Eso sí, nos gustan los niños, nos gusta verlos disfrutar y creemos que los 3 primeros años de la vida son los más importantes, por ello la comunidad gabla se identifica por confiar en la autonomía del niño, por apoyar su desarrollo, el juego y el movimiento libre, la crianza respetuosa, el respeto por la exterogestación…

3- ¡Es una multicomunicación de 3 vías! Vía visual, vía auditiva y vía kinestésica, tu bebé es muy pequeñito aún y no sabemos cuál es su vía prioritaria, pero no pasa nada porque con el Método Gabla, va a oir las palabras, va a ver la palabra gablada y va a sentir la palabra al hacer el signo. De este modo conseguimos que el mensaje llegue bien, un niño que no es auditivo, si le dices varias veces por ejemplo ¡PARA, para, para, estate quieto, no te muevas, basta ya! Seguramente no interioriza bien el mensaje, la acción, el consejo y por ello si además de decirlo, hacemos el signo de TERMINADO que significa lo mismo, estamos dándole peso a lo que oye porque también lo está viendo, y si además nos acercamos y le paramos nosotros o le ayudamos a hacer el signo con sus manos, estará sintiendo el mensaje, y nuestras probabilidades de éxito serán mayores.

¿Quieres probar y gablar con tu peque?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *